martes, 19 de marzo de 2013

Recuerdan a estudiantes del Tec abatidos por militares

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: LUCIANO CAMPOS GARZA.

MONTERREY, N.L: Una decena de estudiantes de la Asamblea Estudiantil del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey celebraron hoy el tercer aniversario de la muerte de sus compañeros Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, abatidos por militares la madrugada del 19 de marzo de 2010.

Con dos veladoras encendidas frente a la puerta de acceso del campus ubicado sobre las avenidas Garza Sada y Luis Elizondo, los estudiantes recriminaron al expresidente Felipe Calderón su falta de palabra para transparentar la investigación de la masacre.

Tampoco albergan muchas esperanzas de que el gobierno de Enrique Peña Nieto ponga atención en ese asunto. No hay avances de la PGR y ahorita, con el cambio de titulares de esta entidad, nos preocupa que puedan dar carpetazo a tres años de estos hechos”, dice Enrique Guerrero, estudiante de sexto semestre de la facultad de ciencia política.

En una carta que leyeron durante la ceremonia, los jóvenes acusaron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de carecer de un expediente relacionado con el homicidio. También cuestionaron que a la fecha la Procuraduría General de la República (PGR) no haya limpiado el nombre de los jóvenes masacrados, a quienes acusaron inicialmente de estar al servicio del crimen organizado.

Uno de los estudiantes de la Asamblea conversó hace unos días con los padres de Javier Francisco, quienes radican en Todos los Santos, Baja California. Los familiares dijeron que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Ejército se han mantenido en contacto permanente con ellos y les ha ofrecido apoyo psicológico gratuito.

Sin embargo, se quejan de que la PGR, en el caso particular de Javier Francisco, no ha hecho contacto con ellos.

“De quien no recibieron noticias ha sido de la PGR, la cual hizo firmar a los padres de Javier Francisco un informe erróneo (el que decía que éste era sicario) para que pudieran retirar el cuerpo de su hijo en la morgue, asegurándoles que posteriormente se corregiría y se limpiaría el nombre de su hijo, corrección que, si es que se ha realizado, no fue informada a los padres de Javier”, dice.

A juicio de los estudiantes, la justicia aún no llega, pues, de acuerdo con información obtenida, “los tribunales militares procesan a un elemento identificado como AR2, bajo los cargos de alteración de la escena del crimen, y cabe mencionar que su proceso está aún sin solución y con la posibilidad de que el caso sea nuevamente transferido a un tribunal civil”.

Además, argumentan que la CNDH les notificó de la acusación contra un teniente adscrito a la Séptima Zona Militar de Nuevo León, pero aclaran que no les han confirmado si está preso ni los cargos por los que será juzgado.

En la recomendación 45/2010, la CNDH reportó que los soldados intentaron hacer pasar a los estudiantes como pistoleros, sembrándoles armas y los golpearon hasta matarlos. También, que la PGR, la Procuraduría de Nuevo León y la de Justicia Militar obstaculizaron la investigación y casi no colaboraron.

Por último, los estudiantes lamentan que sean ellos quienes aporten información sobre el caso, y no la PGR, los tribunales militares o el Tecnológico de Monterrey.

Guerrero afirmó en entrevista posterior que la violencia no se reducirá con militarización, sino con mayor inversión en desarrollo social.

Además pidió que las instituciones hagan su trabajo para abatir la impunidad en este caso y el de otros estudiantes que han sido asesinados en Nuevo León.

“Si la CEDH no tiene información de este caso tenemos un hueco jurídico importante. La CNDH es la que nos ha brindado todo el apoyo, lo cual es una incongruencia total, porque la comisión estatal es la más cercana a nosotros”, dijo.

Al mediodía fue colocada una ofrenda floral y se montó guardia de honor en la placa conmemorativa al crimen ubicada el interior del campus central del ITESM. Estuvieron presentes el rector David Noel Ramírez Padilla y el rector de la zona metropolitana, David Garza Salazar.

Los estudiantes planeaban reunirse a las 20:00 horas de hoy frente a rectoría para encender veladoras y colocarlas en la entrada de la puerta donde fueron abatidos los dos alumnos.