martes, 19 de marzo de 2013

Propone ONG crear grupo que indague desapariciones en toda Latinoamérica

FUENTE: LA JORNADA (18 DE MARZO DEL 2013)
AUTOR: FERNANDO CAMACHO SERVÍN.

El delito de desaparición forzada parece seguir la misma pauta en diversos países de América Latina, donde las víctimas padecen la conducta ineficaz de las autoridades, por lo cual sería deseable crear una relatoría o grupo especial que se encargue de analizar esa problemática a escala continental y no sólo como casos aislados.

Así lo afirmó Blanca Martínez, integrante de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (Fundem), colectivo que ayer participó en una audiencia temática realizada en Washington, Estados Unidos, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para denunciar la falta de acción de diversos gobiernos regionales en la lucha contra ese ilícito.

Luego de seguir vía Internet la sesión –en la cual también estuvieron presentes organizaciones de Guatemala, Colombia y Perú–, Blanca Martínez subrayó la necesidad de resolver este problema mediante un enfoque global.

La audiencia fue muy interesante, porque muchas veces las desapariciones forzadas siguen el mismo patrón y no sabes de qué país estaban hablando. En todos ellos los gobiernos dan una respuesta ineficaz, niegan el acceso a la justicia y tienen una política de simulación que únicamente sirve para que los culpables evadan sus responsabilidades, lamentó.

Incluso en Colombia, donde han ocurrido algunos de las mayores avances normativos contra la desaparición, ese delito no ha sido erradicado, por lo que la propuesta de los colectivos de la sociedad civil es emitir recomendaciones de manera conjunta a los estados para garantizar el acceso a la verdad y la justicia.

Algunas organizaciones han presentado casos particulares, porque esa es una de las limitaciones del sistema interamericano de justicia, pero nosotros estamos trabajando para visibilizar las problemáticas generales, explicó Martínez, también directora del Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios.

Una vez concluida la audiencia, el propósito de las organizaciones convocantes es solicitar a la CIDH que forme un grupo de trabajo o una relatoría especial sobre desapariciones forzadas, y que analice el tema con perspectiva regional y no individual.