miércoles, 27 de marzo de 2013

Piden al Ejecutivo informe sobre combate a ciberpornografía infantil

FUENTE: LA JORNADA 
AUTOR: VICTOR BALLINAS

Demandan legisladores a la secretaría adquirir un software para inhibir acceso a esos sitios en las escuelas, así como emitir lineamientos generales que regulen el uso de la telefonía móvil.

La edad promedio en que un niño ve por primera vez pornografía en la red es a los 11 años. “Esto es dramático cuando la población en México en este rango de edad representa 27.8 por ciento. Dieciocho por ciento de los niños y adolescentes afirmaron que han sidomolestados a través de Internet y 44.2 por ciento de los estudiantes de primaria y secundaria aseveraron que se han encontrado en el mundo real con personas que conocieron a través de la comunicación virtual.

Ante ello, el Senado analiza en comisiones la propuesta de un grupo plural de legisladores que presentó el panista Víctor Hermosillo y Celada, quienes, preocupados por el crecimiento de este severo problema, presentaron un punto de acuerdo para que el Ejecutivo remita a esa Cámara un informe pormenorizado sobre el estado de los mecanismos para combatir la pornografía infantil en Internet, así como la estrategia que implementará para enfrentar este problema.

Asimismo, los legisladores demandaron que instruya a la Secretaría de Educación Pública (SEP) a que formule programas educativos para difundir el uso responsable de las nuevas tecnologías de la información y que adquiera el software para inhibir el acceso a sitios pornográficos en los centros escolares a su cargo, así como emitir lineamientos generales que regulen el uso de la telefonía móvil en el interior de las escuelas.

En tribuna, el panista resaltó que la pornografía infantil es un tema que silenciosamente crece entre nosotros y que a pesar de las fuertes llamadas de atención hemos omitido debatir seriamente.

Refirió que la Red Internacional por el Fin de la Prostitución Infantil y Tráfico de Niños con Fines Sexuales denunció a México como el principal productor de pornografía infantil en el mundo. Esto es una verdadera vergüenza para nuestro país y definitivamente es una transgresión a los derechos humanos. Este lamentable crimen ha tenido campo fértil con el avance de las tecnologías de la información y telecomunicación, detonando su crecimiento.

El senador subrayó que en la década reciente el consumo de contenidos por Internet ha aumentado considerablemente en el país, y destacó que de acuerdo con reportes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 44.7 millones usan una computadora o celular, y de ellos 64 por ciento está entre los 12 y 34 años. La edad en que un niño ve por primera vez pornografía en la red es a los 11 años. Es dramático cuando la población en nuestro país en este rango de edad representa 27.8 por ciento.

De igual forma, el panista hizo alusión a que, de acuerdo con cifras de la Alianza por la Seguridad en Internet, los hábitos a través de este medio en alumnos de cuarto de primaria a tercero de secundaria son los siguientes: 30.9 acceden a Internet desde un celular; 12.3 usan este medio cinco horas al día o más; 18 por ciento han sido molestados a través de Internet; 44.2 por ciento se han encontrado en el mundo real con personas que conocieron por Internet.

También subrayó que 12 por ciento aseveró que habla de sexo por Internet con gente que no conoce. Otro 17 por ciento aceptó conocer amigos que han enviado imágenes suyas desnudos o semidesnudos, en lo que ahora se llamasexign.

Anualmente, más de un millón de imágenes de abuso sexual circulan por Internet.

El senador Hermosillo y Celada aseveró: Seamos claros: donde se puede ver pornografía, se puede ver pornografía infantil. Las facilidades son tan grandes que, incluso sin desearlo, se nos ofrece este material en cuestión de minutos.

La captación de consumidores se da a edades tempranas

En tribuna, el legislador llamó la atención a sus compañeros y advirtió: “Debemos y podemos detener el avance de la pornografía infantil. En los años recientes la evolución de este crimen, como ya lo vemos, se da en Internet y por las redes sociales. Tenemos una creciente industria en pornografía infantil en México y una captación de consumidores desde temprana edad. Es ahí donde las escuelas deben ser el primer dique con que la pornografía infantil se puede presentar.

Llamó la atención a la SEP para que instrumente programas que hablen del buen uso de las tecnologías de la información, educación sexual con enfoque abierto y cero tolerancia a los sitios de pornografía en centros escolares.

Estas son las principales acciones que se deben poner en marcha y es el momento de aceptar la realidad actualizando los programas escolares que entiendan y asuman las condiciones de la sociedad actual.

Dijo a los senadores que su responsabilidad es dejar el mejor México que podamos a la generación por venir. Hoy nos concentramos en las grandes reformas que el país requiere, definitivamente trascendentales para el éxito de la nación, pero de igual manera es prioritaria la integridad de la infancia de hoy. No perdamos esto de vista. La infancia de hoy serán nuestros ciudadanos de mañana.