martes, 19 de marzo de 2013

México y El Vaticano: una relación compleja

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: PAULINA VILLEGAS.

América Latina bien vale una misa. El presidente Enrique Peña Nieto busca estrechar lazos con la Santa Sede e invitar al Papa Francisco a México.

Cordiales y respetuosas. Así desea el presidente Enrique Peña Nieto que sean las relaciones entre el nuevo papa, el argentino Jorge Mario Bergoglio, y México.

Así lo dijo ayer el mandatario a bordo del avión presidencial TP-01, rumbo a la capital italiana, Roma, al ser cuestionado por los periodistas sobre las expectativas de su visita al Vaticano para asistir hoy a la ceremonia de inicio del Pontificado del papa Francisco, a la que se espera que asistan más de 150 jefes de Estado y sus delegaciones correspondientes.

“Creo que la oportunidad de poderle saludar, expresarle toda clase de parabienes en su designación como papa, además de ratificarle el interés de que México tenga una relación cordial, respetuosa, con alcance a lo que es el Estado laico mexicano y de tener un gran respeto por los distintos cargos religiosos”, afirmó el presidente priista.

Y adelantó Peña Nieto también que extenderá una invitación al papa Francisco para visitar México, “considerando que es un pueblo predominantemente católico”, además de asegurar que mantendrá una relación institucional, “tomando en cuenta que hay una relación diplomática con el Estado Vaticano”.

Pero la cordialidad y el respeto entre el Estado mexicano y el Vaticano son relativamente recientes tras una larga etapa de confrontación. Las relaciones diplomáticas entre ambos Estados se remontan al sexenio salinista, cuando Carlos Salinas de Gortari restableció relaciones diplomáticas para lo que tuvo que reformar el artículo 130 de la Constitución.

Dicha reforma planteaba que se reconociera la personalidad jurídica de la Iglesia, –una nueva figura de asociación jurídica– y aprobar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, parece ser la frase que mejor resume la historia del Estado mexicano frente a la iglesia.

La recomposición de la relación con el Vaticano con México, tras la aprobación de la reforma constitucional del 92, fue posible también gracias a importantes encuentros que llevaron a cabo presidentes anteriores a Carlos Salinas de Gortari. El primero fue Luis Echeverría, que visitó al papa Pablo VI en 1974.

Años después, José López Portillo recibió personalmente al papa Juan Pablo II en el aeropuerto de la capital y en Los Pinos, en la primera estancia pastoral, que no visita de Estado, del Sumo Pontífice en México, en 1979.

Después de la transformación de las relaciones en los últimos dos sexenios, tanto el ex presidente Vicente Fox como Felipe Calderón mantuvieron relaciones cordiales con Juan Pablo II, y posteriormente con Benedicto XVI.

Hasta tal grado que el Vaticano concedió la anulación del matrimonio de la exprimera dama Marta Sahagún con su primer esposo cuando Fox ya no era presidente.

Así, beneficiándose de la positiva herencia del salinismo, y con una clara misión diplomática, Peña Nieto y la primera dama fueron recibidos ayer en El Vaticano por el jefe de Protocolo de la Santa Sede, José Bettencourt, y por Marco Della Seta, director general adjunto de Protocolo.

Después de la misa de inauguración, el mandatario mexicano tendrá un almuerzo con el cardenal Giuseppe Bertello, exnuncio apostólico en México.

La polémica reforma

Lamodificación del artículo 130 creó una ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público y establece:

> El derecho de las agrupaciones religiosas a tener personalidad jurídica que les permita actuar dentro del sistema legal mexicano

> Esto con el objetivo de que las corporaciones eclesiales gozaran del derecho de poseer legalmente determinados bienes raíces, excepto los templos de culto público, y todo tipo de bienes

> Mantiene la prohibición de que los sacerdotes utilicen el culto y, por tanto, los templos, para realizar actividades políticas. Se busca con ello garantizar la libertad política de los ciudadanos que profesan cualquier religión e intervengan en los actos de culto, mediante la separación forzosa de las ceremonias religiosas y el uso de los templos, de toda actividad política.

> Concede la plena libertad de expresión y de voto activo a los ministros de los cultos, como ciudadanos de la República

Vaticano: Pequeño gran Estado

> El Vaticano tiene relaciones diplomáticas con 172 países

> Misiones especial ante la Federación Rusa, la Autoridad Nacional Palestina y la Unión Europea.

> Cuenta con el status de Observador Permanente ante le ONU

> Es miembro de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa y el Consejo de Europa