martes, 19 de marzo de 2013

Fuego amigo en el PAN

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ARMANDO ESTROP.

Doce años de gobierno dejaron a Acción Nacional más dividido que nunca y la batalla entre calderonistas y maderistas se intensifica. Tanto que fue imposible el consenso en su Asamblea.

El Partido Acción Nacional logró prolongar la crisis postelectoral hasta nuestros días. 

Las diferencias internas demostradas el fin de semana dan cuenta de la división entre calderonistas y maderistas.

La falta de quórum en la reunión de Asamblea Nacional, premeditada o no, enciende las alarmas internas

Similar a las tribus internas del perredismo, los grupos antagónicos en Acción Nacional juegan a las vencidas y se debilitan mientras el PRI como partido en el poder se cohesiona y une en torno a la figura de Enrique Peña Nieto.

Como oposición, no tienen concentradas sus fuerzas.

Durante el fin de semana cientos de panistas se reunieron para realizar la modificación a 98 artículos de los estatutos internos del partido, entre ellos el abrir la selección de su líder nacional a toda la militancia panista y no sólo a los integrantes del Consejo Nacional.

Se lograron sólo 56 cambios pues de manera intempestiva el líder nacional del partido, Gustavo Madero, suspendió el encuentro por falta de quórum.

Desde su cuenta de Twitter, el senador Javier Lozano fue de los más críticos tanto a las decisiones como al actuar del dirigente nacional, a quien fustigó por su cercanía con el presidente Enrique Peña Nieto.

“La Asamblea Nacional del PAN decidió hoy que será la militancia y no el Consejo quien elija al presidente y luego rompió quórum. Vaya mensaje”, dijo en un primer tuit.

“Andan distraídos tratando de quedar bien con el gobierno mientras ignoran a nuestra militancia y descuidan las próximas elecciones”, señaló en un segundo mensaje.

Ahora a pesar de que Madero dijo que los cambios eran válidos y legales hay otros militantes que señalan que no hay claridad en las reformas y todo podría terminar en los tribunales electorales.

En un editorial escrito por Germán Martínez en el diario Reforma aseguró que ese método de selección no era más que una copia de las formas de elección que tienen los perredistas.

En tono despectivo hacia el PRD, con quien los panistas firmaron el Pacto por México e incluso promovieron una alianza electoral en Veracruz, el exdirigente nacional de Acción Nacional dijo que se demostró que al igual que en el partido del sol azteca, el PAN ahora necesita un redentor.

“Es una vulgar perredización del PAN. Se copió el asambleismo populista de algunas universidades públicas donde se ovacionan mediocridades. Más de López Obrador que de Gómez Morín es la exaltación de la democracia directa”.

Pidió en su texto que se cancelen todos los cambios de la Asamblea Nacional.

Diferencias añejas

Los problemas entre fracciones al interior del PAN vienen desde que aún estaban en el gobierno. Gustavo Madero no quiso cuadrarse a los intereses de Felipe Calderón y desde ahí se hicieron dos bandos.

El presidente de la República logró poner a sus allegados en el Senado y Madero a los suyos en la Cámara de Diputados.

Sin embargo, la derrota ahondo más la división.

Las cosas no les han salido bien ni en lo interno ni en lo legislativo.

La reforma laboral propuesta por Enrique Peña Nieto se aprobó sin debate en la Cámara de Diputados y al llegar al Senado fue modificada. El proyecto de reforma al fuero constitucional corrió la misma suerte y se augura que podría pasarle al proyecto de Telecomunicaciones.

Gustavo Madero diría después que el partido se había desdibujado luego de la derrota electoral del 2012.

La polémica no ha sido solo por las decisiones de Madero y sus cercanos.

El círculo del expresidente Felipe Calderón, en especial el senador Roberto Gil, fue ligado mediante denuncias y documentación a una mafia de la Secretaría de Gobernación que durante su gobierno negoció con permisos irregulares para casinos.

No hubo un mensaje de unidad partidista para defenderse de sus relaciones con los dueños de casinos. Y tampoco se logró en los meses siguientes una cohesión entre los distintos bandos, llegaron separados a la Asamblea Nacional del fin de semana.

El tema no se puede dar por terminado, hoy se decide la fecha en la que será la próxima Asamblea Nacional para terminar de reformar los estatutos del partido.

La inconformidad crecerá en los próximos días y en ambos bandos no descartan que todo termine en los tribunales electorales por la oposición que hay a la elección del dirigente nacional por parte de la militancia.

Doce años en el poder fueron suficientes para dejar al PAN confrontado, dividido y sin estrategia para volver a su origen como partido de oposición a los gobiernos del PRI.

Se acabó el sexenio y se acabó el poder.