lunes, 4 de marzo de 2013

El Panal ya tiene 'reina'

FUENTE: REPORTE INDIGO (1 DE MARZO DEL 2013).
AUTOR: ARMANDO ESTROP.

Muerto el rey viva el rey. Muerta la reina también. El partido de La Maestra ya tiene nueva coordinadora en la Cámara: María San Juana Cerda.


El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ya tiene nuevo líder.

La diputación federal del Partido Nueva Alianza ya tiene nueva coordinadora.

Todos le fueron fieles a Elba Esther Gordillo durante décadas. Pero ahora, dicen ellos, lo son a la nación.

La bancada de Nueva Alianza en San Lázaro es de 10 diputados. Hasta hace unos días era una bisagra para las negociaciones, principalmente para el PRI.

Sin la fuerza que representaba el magisterio y la maestra Elba Esther Gordillo, las cosas cambian.

Justo el 26 de febrero pasado, cuando detuvieron a la lideresa sindical, el líder nacional del Panal, Luis Castro, notificó a la Mesa Directiva que Lucila Garfias dejaría de estar al frente de la llamada “bancada perfecta”.

La nueva negociadora sería María San Juana Cerda Franco.

En sus primeras declaraciones a la prensa, dijo que nada tenía que ver lo que está pasando con la maestra en la sustitución que hubo en San Lázaro.

“En lo absoluto, esto es algo que se venía procesando en función de que se fueran dando las condiciones en los procesos electorales que se avecinan”.

Explicó la anterior coordinadora Lucila Garfias que el Comité Nacional de Acción Política, que ella encabeza, tendrá que estar al frente de 14 procesos electorales.

Adelantó que son respetuosos del proceso judicial de la Maestra, pero que ellos se enfocarán en la agenda legislativa.

De manera sutil desmarcó a los 10 diputados, como lo han hecho otros legisladores e incluso gobernadores que disfrutaron del apoyo de Gordillo.

¿Esta situación no da la oportunidad para un cambio de planes de estrategia partidista, independientemente de lo que pase con la Maestra?

“No. El grupo parlamentario, el propio partido tenemos nuestra propia agenda y en esa agenda vamos a transitar, vamos a seguir transitando, ustedes han sido testigos de la participación del grupo parlamentario aquí en la Cámara”.

Llega Juan Díaz

A los maestros los dirige Juan Díaz de la Torre y en un primer discurso no hizo referencia ni a la detención de su antecesora ni a su legado.

Lanzó su primera defensa al gremio. Sin dar detalles, dijo que hay una campaña que denigra a los maestros y eso en nada ayuda a elevar la calidad de la educación.

Fue su ungimiento. Era momento de sellar el pasado para lo que sigue, y lo que sigue lo tienen claro los maestros: no son intocables.

“Han creído en un gremio y en una organización que solo se sujete desde una visión gremialista a no comprometernos, y a escindirnos de nuestra responsabilidad frente a nuestros y jóvenes. No lo han conseguido, pero sí han conseguido una campaña sistemática, descarada, desacreditar a los maestros, desde hace cuando menos tres o cuatro años.

“Desacreditando a los maestros, denigrándolos, estigmatizándolos y, en ocasiones, linchándolos moralmente. No hay, desde mi formación profesional y desde mi experiencia pedagógica y educativa, ningún país en la historia de la humanidad que haya alcanzado los objetivos de desarrollo a partir de la denigración de sus maestros. Es un crimen lo que se está haciendo”.

Díaz de la Torre dio cuenta que el magisterio está con el magisterio. Y con su sindicato.

Con la grandilocuencia de los discursos de un diputado en tribuna, al que poco importa que las palabras se las lleve el viento, enarboló la lucha por mejorar el sistema educativo.

“Reivindicar aquellas que el mundo moderno nos plantea, e ir por más; pero en la misma dimensión, reiterar de frente a la sociedad, de frente al estado mexicano, de frente a los padres de familia que ese compromiso es igualmente indeclinable, porque asumimos que más allá del discurso es verdaderamente la palanca que pueda poner a nuestro país en el lugar, no solo que se merece, sino que nos está reclamando toda la sociedad. En lo que a nosotros nos corresponde, los maestros lo seguiremos haciendo, nuestra responsabilidad frente a la nación es esa”.

En el discurso de más de tres mil palabras, Díaz de la Torre tampoco hizo referencia a la malversación de los fondos de los trabajadores de la educación a los que defiende de los ataques.

A ellos que fue a quienes se afectó económicamente no les habló de cómo podrán recuperar ese dinero. Y tampoco nadie lo exigió.

Sobre la supuesta intención de fracturar la fortaleza del sindicato para que el poder se quede en los Estados y así debilitar la fuerza política que representa para el gobierno federal en las negociaciones, Díaz de la Torre advirtió que no lo permitirán.

“Vamos a luchar porque se preserve el carácter nacional del sindicato”.