miércoles, 6 de marzo de 2013

Diputados de oposición acusan tintes electorales en Cruzada contra el Hambre

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: Enrique Méndez y Roberto Garduño.

Durante la comparecencia de la titular de Sedesol, Rosario Robles, señalaron que el programa del gobierno peñanietista se reduce a un paliativo y no acabará con la pobreza.

México, DF. Diputados de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC) cuestionaron que la Cruzada contra el Hambre se reduce a un paliativo, que no acabará con la pobreza en la que viven más de la mitad de la población y por el contrario tiene un enfoque electoral, proyecto de la administración federal y del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Durante la comparecencia de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, legisladores del Frente Legislativo Progresista (PRD, PT y MC) definieron que la pobreza y el hambre no se acabarán en México en tanto no se cambie el modelo económico y la concentración de la riqueza.

“Este programa es de buenas intenciones. La Cruzada contra el Hambre no tendrá éxito, mientras insistan en aplicar el IVA en alimentos y medicinas, que reducirá aún más el contenido de la canasta básica. Si no se resuelven la marginación y la pobreza, la Cruzada contra el Hambre se reducirá a la torta que se dará a los pobres de este país”, cuestionó el diputado del PT, Arturo López Cándido.

Por su parte, la diputada María Fernanda Romero (MC) señaló que los 400 municipios incluidos en la cruzada se seleccionaron por criterios partidistas. “Se trata de un ardid electorero; se marcaron municipios para que los partidos ganen o pierdan elecciones. No hay una preocupación real por la pobreza extrema y alimentaria. Además, vienen más impuestos y esto es una farsa del gobierno federal”, afirmó.

El diputado Uriel Flores Aguayo definió que los programa de combate a la pobreza han sido vistos desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari como una forma de control y de poder electoral, “y han sido un barril sin fondo, pero no han resuelto nada. Esto ha sido así desde Solidaridad, Progresa y Oportunidades”.

En su presentación inicial, Rosario Robles argumentó que la administración de Enrique Peña Nieto no puede eludir la aplicación de este programa en estados donde habrá elecciones. No les podemos decir a quienes padecen hambre que se esperen” a que transcurra el proceso electoral.

La funcionaria dijo que de los mil 400 municipios de 14 estados donde habrá votaciones “sólo 213 están incluidos en la Cruzada contra el Hambre y de éstos 213, 113 son de usos y costumbres. En ningún momento imperó ningún criterio electoral”.