viernes, 8 de marzo de 2013

Ante la desaceleración, el BdeM disminuye tasa de interés a 4% anual

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: Roberto González Amador.

Se mantenía sin variación, en 4.5%, desde julio de 2009; la acción busca impulsar actividad de la economía.

México, DF. El Banco de México anunció este viernes una reducción de medio punto porcentual en su tasa de interés de referencia, que se mantenía sin variación desde julio de 2009, en una acción que busca impulsar el ritmo de la actividad económica, que se ha desacelerado en los meses recientes.

“La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido disminuir en 50 puntos base (medio punto porcentual) el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día”, que bajará de 4.50 a 4.0 por ciento anual, informó esta mañana el banco central.

Una de la herramientas de la política monetaria, a cargo del banco central, es la fijación de la tasa de interés. Al disminuirla, y por tanto abaratar el costo del financiamiento, el organismo busca inducir un mayor ritmo de consumo e inversión, aunque a costa de los ahorradores, que ven reducido el premio a sus depósitos.

Otro efecto de la baja en la tasa de referencia está relacionado con los flujos de inversión extranjera a la compra de bonos gubernamentales, que se han quintuplicado de 2008 a la fecha hasta llegar a un billón de pesos. A menor premio, es posible que disminuya la magnitud de esos flujos.

Con la reducción de la tasa de interés de referencia, el banco central “reconoce los logros de mediano plazo en el abatimiento de la inflación y se facilita el ajuste de la economía a un escenario de menor crecimiento económico e inflación”, explicó el organismo en un comunicado.

La última ocasión en que el Banco de México redujo la tasa de interés de referencia fue el 25 de julio de 2009, cuando la disminuyó de 4.75 por ciento al nivel de 4.50 por ciento que se mantuvo vigente hasta ahora.

En aquella ocasión, la disminución de la tasa de interés ocurrió en un momento en que la economía mexicana enfrentaba la fase más aguda de la recesión de 2009, ocurrida como consecuencia de la crisis financiera que estalló en Estados Unidos y que ahora se ha expresado con mayor fuerza en los países de la Eurozona.

“La Junta de Gobierno (del banco central) considera que la reducción, la cual no representa el inicio de un ciclo de bajas al objetivo de la Tasa de Interés Interbancaria de referencia, es compatible con una expansión del gasto en la economía acorde con su potencial de crecimiento y con la convergencia de la inflación hacia al objetivo permanente de 3 por ciento”, mencionó el comunicado del Banco de México.

El ajuste en la tasa de interés del banco central fue decidido por la Junta de Gobierno a partir del análisis de que como consecuencia del menor dinamismo de la economía mundial, diversos indicadores de la actividad económica en México “han comenzado a mostrar una desaceleración”, explicó el banco emisor.

La desaceleración de diversos indicadores de la economía mexicana se vio reflejada, primero, en la evolución de los componentes de la demanda externa y más recientemente en los correspondientes de la interna, como son el consumo y la inversión, apuntó.

“El mercado laboral continúa mostrando holgura, al haberse incrementado la tasa de desempleo. El balance entre el ingreso de los factores productivos y la absorción en la economía se ha reflejado en niveles reducidos y plenamente financiables, con fuentes estables, de las cuentas externas. En este entorno se anticipa que la economía seguirá

creciendo sin que se presenten presiones inflacionarias generalizadas. Además, en el corto plazo prevalecen riesgos a la baja derivados, principalmente, del proceso de consolidación fiscal en Estados Unidos”, agregó.

¿En qué consiste el mecanismo de tasa objetivo de interés?

El Banco de México no puede influir directamente sobre los precios de todos los bienes y servicios de la economía. Por ello, para cumplir con su objetivo, busca variables económicas (como las tasas de interés) sobre las que pueda influir directamente y que a su vez, guarden relación con otras variables que puedan impactar sobre la actividad económica y consecuentemente sobre la inflación, de acuerdo con una guía del propio banco central.

La siguiente es una explicación del mecanismo, tomada de información oficial del banco central:

Todos los bancos del país, mantienen una cuenta de depósitos en el Banco de México. En este contexto se entiende por liquidez a la suma de los saldos de dichas cuentas (conocidas también como reservas bancarias, cuentas únicas o cuentas corrientes). Si la suma de todas las cuentas únicas de los bancos es positiva se dice que hay un exceso de liquidez (superávit de liquidez) en el sistema bancario y si la suma es negativa se dice que existe un faltante de liquidez (déficit de liquidez).

Para poder cumplir sus funciones, el banco central es el único que puede crear o destruir dinero o base monetaria. En este sentido, el banco central es la única institución que puede cubrir los faltantes o retirar los sobrantes de liquidez.

Derivado de lo anterior, el instituto central puede imponer un saldo específico a la cuenta única de los bancos, es decir, obligar a los bancos a mantener cierta cantidad de dinero en efectivo en sus cuentas únicas. Del mismo modo, puede fijar el precio del dinero, es decir el precio al que crea o retira base monetaria. Esto equivale a fijar la tasa de interés. De esta forma, las variables sobre las cuales el banco central puede influir directamente son los saldos de las cuentas corrientes de la banca o las tasas de interés aplicables a las cuentas únicas (tasa objetivo).

Cuando un banco necesita recursos en efectivo tiene dos opciones: pedir el dinero a otro banco o pedirle dinero al banco central. Si la tasa que le cobra cualquiera de las dos opciones es la misma, debería ser indiferente a quién le pide prestado el dinero. A la tasa a la cual se prestan los bancos entre sí se le conoce como tasa de fondeo bancario y cumple el mismo papel que la tasa de interés a la que presta el banco central. El Banco de México tiene como objetivo operacional desde enero de 2008 la “tasa de fondeo bancario a plazo de un día”.

Este objetivo operacional influye de diversas maneras en la inflación. Cuando el Banco de México establece cierto nivel para la tasa objetivo espera influir en el comportamiento de las tasas de interés de largo plazo e impactar así los créditos que otorgan y las tasas que pagan los bancos para influir, entre otras variables, en la actividad económica y finalmente tener un impacto en la inflación.

¿Cómo opera en la práctica el mecanismo de fijación de tasas?

Un ejemplo simplificado sobre el funcionamiento de la tasa objetivo, también elaborado por el banco central, es el siguiente:

Supongamos que Germán retira inesperadamente los ahorros de su cuenta bancaria para tenerlos en efectivo. Es posible que el banco, al haberlos prestado a Ramón por medio de un crédito, no tenga disponible el dinero de Germán.

Como se mencionó anteriormente, el banco, para cumplir la petición de Germán, tiene varias opciones: pedirle prestado ese dinero a otro banco, al Banco de México o simplemente sobregirar la cuenta que tiene en el Banco de México. Este tipo de operaciones de préstamo es algo que se lleva a cabo de manera regular entre los bancos y el banco central.

Si el banco de nuestro ejemplo le pide prestado al Banco de México, éste, al tener un objetivo para la tasa de fondeo bancario a plazo de un día o tasa objetivo (por ejemplo 5 por ciento), le va a prestar el dinero a esa tasa de interés.

Al tener la opción de obtener un préstamo al 5 por ciento, el banco que necesita los fondos va a estar dispuesto a pagar solamente una tasa alrededor de esta si es que otro banco le ofrece prestarle los fondos en lugar de obtenerlos del Banco de México.

De lo anterior, se concluye que el sólo hecho de que el Banco de México ofrezca créditos a una tasa determinada influye en la tasa de interés de fondeo bancario.
Finalmente, Germán obtiene su dinero sin la necesidad de que Ramón pre-pague su préstamo.