jueves, 28 de febrero de 2013

Pacto por México: redistribución del país

FUENTE: RUBEN LUENGAS ENTRE NOTICIAS.
AUTOR: ENRIQUE GALVÁN OCHOA.

Otra manera de ver al Pacto por México es como un escenario donde el nuevo gobierno y los tres partidos principales, así como los monopolios y las grandes corporaciones empresariales, están negociando una redistribución del poder y los recursos del país. Suena muy crudo, pero así es.


Columna publicada en Red Generación

Otra manera de ver al Pacto por México es como un escenario donde el nuevo gobierno y los tres partidos principales, así como los monopolios y las grandes corporaciones empresariales, están negociando una redistribución del poder y los recursos del país. Suena muy crudo, pero así es.


Es lógico que al llegar un nuevo equipo a la Presidencia de la República no seguirán las cosas igual; respetarán algunos compromisos del gobierno saliente, pero impondrán sus propios intereses.


Si le damos vuelo a la imaginación podríamos sospechar que incluso habrá cambios en áreas de negocios no contabilizados legalmente. Mientras esto sucede, y se está tardando, el país sigue en una espiral nada halagüeña. Continúan huyendo los capitales hacia el extranjero; sólo llegan los golondrinos, y también están nerviosos. Cifras oficiales muestran que los empresarios mexicanos invirtieron fuera de México durante el año pasado 25 mil 596 millones de dólares, mientras que la inversión directa de extranjeros en empresas localizadas en México fue de 12 mil 659 millones, según el Banco de México.

El oro del Banco de México

Invertir en oro consiste en adquirirlo ya sea en metal, como lingotes, o monedas. O indirectamente, por ejemplo: certificados de depósitos de oro, o fondos de inversión especializados; incluso comprar acciones de empresas mineras. La idea de invertir es comprar cuando su valor esté a la baja y venderlo cuando esté al alza. El Banco de México tomó una decisión acertada cuando adquirió un volumen importante. ¿Pero dónde está el oro? Se supone que son 100 toneladas, equivalentes a 4 mil 543 millones de dólares, adquiridas en 2011. La Auditoría Superior de la Federación comprobó que el Banco Central no ha realizado inspecciones físicas a su tesoro para tener la certeza de su resguardo físico; únicamente dispone de documentos. El oro está depositado en un banco de Inglaterra y Agustín Carstens le tiene una confianza absoluta. Con todo, la Auditoría considera que se debe realizar una inspección física para verificar y validar la integridad de los lingotes. La confianza mató al gato, dicen por ahí.

El Ferrari árabe

¿De veras el Ferrari Enzo que maneja por las calles de Miami José Carlos Romero Durán, el hijo del senador petrolero Carlos Romero Deschamps, es el deportivo más caro del mundo? Su precio es de poco menos de 2 millones de dólares, unos 25 millones de pesos. No. Todavía hay uno más caro, el llamado Ferrari árabe. Se trata del modelo W, fabricado por Motors Lykan Hypersport, presentado en el Salón Internacional de Qatar. Es un prototipo de una empresa libanesa cuyo presidente es Ralph Debbas. Se construirán siete unidades al año, con un precio de 2.4 millones de ¡euros! cada una, alrededor de 40 millones de pesos. Si alguien conoce al junior, avísenle para que su papi le compre el Ferrari árabe; es muy naco que traiga uno más barato.