lunes, 11 de febrero de 2013

En 2009, Andrés Granier compró a cuenta de la Quinta Grijalva una pluma Mont Blanc, con un precio de 4 mil 370 pesos, sin contar el IVA

FUENTE: REDES 5º PODER.


Aunque el ex Gobernador Andrés Granier presumía un plan de austeridad, se descubrió que, durante su gestión, se excedía en los gastos de la residencial oficial.

Un ejemplo: existen recibos de que llegó a pagar hasta en 100 pesos el kilo de jitomate pese a que su precio en el mercado es de 12 pesos.

Otros ejemplos de despilfarro son la compra de un garrapaticida a un precio mil 600 por ciento superior al comercial, así como sobreprecios en pagos de lavandería y la adquisición de cortinas con una tela especial, según datos solicitados vía transparencia por la Asociación Ecológica Santo Tomás.

Esta agrupación está dedicada, justamente, a indagar la transparencia gubernamental en esta entidad.
De hecho, el ex Mandatario gastó 104 millones de pesos en el mantenimiento de la llamada Quinta Grijalva, de acuerdo con informes oficiales entre 2008 y 2012.

Dicho monto no contempla el pago de salarios del “séquito” de 160 personas, como lo llamó el actual Mandatario estatal, Arturo Núñez, que laboraba como personal de la casa de Gobierno.

Luego de los daños económicos ocasionados por la inundación del 2007, Granier instrumentó un segundo plan de austeridad; pese a ello, duplicó los gastos en la residencia oficial Quinta Grijalva a partir del 2009 y sólo los redujo temporalmente en el último año de su Administración.

“Esos criterios de austeridad no se cumplieron en lo más mínimo, pues tenemos en nuestro poder ese plan de austeridad y estuvo bien lo que decía, pero evidentemente no fue cumplido”, afirmó la Secretaria de Administración, Eloísa Ocampo.

La funcionaria argumentó que por el dispendio en la Quinta Grijalva, recién ventilado por la organización Santo Tomás, la dependencia a su cargo junto con la Contraloría del Estado indaga a cuánto habrían ascendido los gastos reales de Granier en esa residencia, así como posibles desvíos.

Y es que el aumento más cuantioso fue después de los dos primeros años de inundación (fueron cinco consecutivos), cuando pasó de un presupuesto de 10 millones 689 mil pesos a 20 millones 42 mil en 2009.

José Manuel Arias, investigador de Santo Tomás, advirtió que aun cuando la Secretaría de Administración y Finanzas de la gestión de Granier dispuso temporalmente sus archivos a disposición de esa organización, las facturas y recibos de pagos encontrados son mínimas en cuanto a los montos que advierten cada una de ellas.

“Tan sólo en el 2011, hay dos recibos consecutivos expedidos al entonces subsecretario de Administración, Carlos Vega Celorio, uno por 897 mil pesos, del 11 de mayo, y otro al día siguiente, por 592 mil 995 pesos; es decir, alrededor de millón y medio de pesos en sólo dos días a un señor que ahora es el Alcalde de Tenosique, por lo que es posible que los gastos superaron los 20 millones de pesos por año”, expuso.

El 2011, sin embargo, fue el año que presuntamente tuvo un menor presupuesto, en comparación al repunte registrado, a partir del 2009, con 13 millones 582 mil pesos.

Pero, en ese año, según las facturas recién difundidas, Granier compró a cuenta de la Quinta Grijalva una pluma Mont Blanc, con un precio de 4 mil 370 pesos, sin contar el IVA.

Eloísa Ocampo sostuvo que en la mayoría de las dependencias hubo sobregiros, pero la principal fue la entonces Secretaría de Administración y Finanzas, no sólo en compra de insumos y contratos de servicios, por los que dejó una deuda de mil 300 millones de pesos, sino en gastos superfluos como fue el caso de los destinados a la residencia oficial.

“Hay indicios de gasto excesivo en algunas partidas, como fue el de la Quinta Grijalva, pero todavía no podemos precisar el monto total, pues se está revisando con detenimiento y será la Contraloría encargada de darle seguimiento a todas estas irregularidades y citar a quien tenga que comparecer, sobre todo cuando no contamos con facturas originales”, comentó.

Hace una semana, la organización Santo Tomás difundió que Granier ejerció un promedio de 36 millones de pesos anuales en el mantenimiento de la Quinta Grijalva.

Ocampo refirió, sin embargo, que el problema para precisar el monto del sobregiro radica en que sólo cuenta con las copias de órdenes de pago, por lo que solicitó la intervención de la Contraloría del Estado.

Con la urgencia de reducir el gasto corriente, Ocampo comentó que como parte del plan de austeridad que se alista, se prevé eliminar en lo más posible el uso del papel, a través de una mayor digitalización de oficios.