miércoles, 13 de febrero de 2013

Convocan organizaciones campesinas a movilización el 6 de marzo

Fuente:La Jornada
Por:Elizabeth Velasco C.

Exigirán al gobierno de Peña Nieto reoriente el gasto público y se cumplan convenios suscritos.


México, DF. Tras advertir que las Reglas de Operación 2013 para el sector agropecuario sólo tienen cambios de “forma y no de fondo”, pues 96 por ciento de los recursos se entregan de nuevo a productores con mayor capacidad económica, los dirigentes de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas (Coduc), Marco Antonio Ortiz Salas, y de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (Cioac), Federico Ovalle, anunciaron una movilización en la ciudad de México para exigir al gobierno de Enrique Peña Nieto que se reoriente el gasto público y del programa especial concurrente hacia los pequeños productores; se cumplan convenios suscritos con las administraciones pasadas por 100 millones de pesos, y se cancele de manera definitiva la siembra de transgénicos, entre otros aspectos.
En conferencia de prensa, en la cual hicieron un llamado a las organizaciones campesinas y rurales del país de cualquier signo a sumarse a la manifestación que llevarán a cabo el próximo 6 de marzo, desde el Monumento a la Revolución a la Secretaría de Gobernación, los dirigentes campesinos indicaron que exigirán que sus propuestas se escuchen y tomen en cuenta para poner fin a la dependencia alimentaria, al hambre y pobreza en el sector rural y modificar los modelos oficiales para la reactivación de los pequeños productores del campo.
“Mientras persista el mismo modelo económico y político, que ha venido concentrando la riqueza nacional en unas cuantas manos, el número de pobres seguirá creciendo como ha ocurrido en los últimos años”, dijo Ortiz Salas.
Ovalle destacó que “a causa de la aplicación de las mismas políticas económicas, la pobreza rural se ha acentuado y se ha disparado la migración campo-ciudad”.
Aunado a ello, la sustentabilidad ambiental mantiene una tendencia de grave deterioro y preocupa como “una amenaza a la soberanía y seguridad agroalimentaria y nutricional que los recursos genéticos, el germoplasma y las capacidades de ingeniería genética crecientemente sean apropiadas por empresas como Monsanto y otras trasnacionales que presionan por vender productos transgénicos”.
Acompañados por los diputados federales del PRD, Rosendo Serrano Toledo, Sebastián de la Rosa y Rodrigo González, en la sede de la Cioac, afirmaron que las Reglas de Operación 2013 para el sector agropecuario son “más de lo mismo, lo cual aceptó ante los productores rurales el propio secretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez, al señalar que este año no se podrían cambiar porque venían con la inercia del gobierno de Felipe Calderón.
“Por lo tanto, sólo son cambios cosméticos, porque la concentración de los recursos del prespuesto rural se siguen concentrando en el norte y noroeste, y se deja fuera al sur y sureste del país, que es la región más pobre; son los productores que están en la exportación, que no representan más del 0.08 por ciento del total de unidades de producción, los que concentran la mayor parte de los recursos”.
Ortiz Salas destacó que “preocupa que la estructura programática y el presupuesto siga con las mismas reglas del neoliberalismo, porque se deja de lado a pequeños productores con cinco hectáreas. En cambio, siguen cobrando Procampo familiares del Chapo Guzmán y de Mario Zambada, el ex secretario de la Sagarpa, Javier Usabiaga, y el propio Vicente Fox”.
Por ello, “demandaremos, ante el secretario de Gobernación (Miguel Ángel Osorio Chong), interlocución con el gobierno actual y que tomen en cuenta nuestras propuestas para impulsar el desarrollo del campo; entre ellas: la reactivación del mercado interno y la producción de alimentos, negando completamente los permisos para el cultivo de transgénicos; reglamentación en una ley del derecho a la alimentación (como un derecho social donde el Estado lo garantice); crear una reserva estratégica de alimentos para no estar a expensas de comportamientos especulativos de los mercados; reorientación del gasto público y del programa especial concurrente; promover la soberanía alimentaria dando un papel central a las familiares rurales, pequeños productores, pueblos y comunidades indígenas; promover en el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica (TLCAN) un comercio justo con agenda de desarrollo, entre otros aspectos.