lunes, 11 de febrero de 2013

Buscar a desaparecidos como si fueran sus hijos, piden a Vallejo

FUENTE: LA JORNADA MICHOACAN
AUTOR: MARTÍN EQUIHUA.

Paracho, 10 de febrero.- Familiares de los tres jóvenes profesionistas sustraídos del Hotel Santa Fe, la madrugada del 22 de julio pasado, tuvieron acceso al abultado expediente de investigación. Se entrevistaron con la agente del Ministerio Público Federal y el delegado estatal de la PGR, y dejaron una carta en Casa de Gobierno, dirigida al gobernador Fausto Vallejo Figueroa, donde le piden que encabece el esfuerzo “como si se tratara de sus propios hijos”, porque, reiteran, son muchachos limpios que, a su modo, han trabajado por un México mejor.

Laura Beatriz Castañeda y Guadalupe Nava, madres de Diego Maldonado y Luis Enrique Castañeda, acudieron acompañadas de personal de Pro-víctima, único organismo del que dicen sentir respaldo, y pudieron dar un rápido vistazo al enorme expediente, “tanto papel para que en realidad no diga nada”, dice la dolida madre de Luis.

En entrevista con los funcionarios citados, las madres supieron que “los pocos cuerpos encontrados” en la microrregión no tienen relación genética con ellas, ni con familiares de Ana Belén Sánchez, la tercera joven del grupo. Además, fueron enteradas de que están haciendo rastreo de campo, al tiempo que ellas expresaron su asombro de que hasta ahora no se haya fincado responsabilidad por encubrimiento a la propietaria del hotel y al encargado del mismo, quienes permitieron que durante una hora y media después del plagio se borraran evidencias, entre ellas de sangre de alguno de los plagiados, además de que pretendieron ocultar el hecho al cerrar la posada por tres días.

Aseguran que dejaron una carta en Palacio de Gobierno: “más bien como un telegrama al gobernador, donde simplemente le pedimos que se ponga en nuestros zapatos, que piense que él tiene hijos, que seguramente han de ser buenos chicos, como los nuestros, y que nos ayude a localizar a Diego, a Ana y a Luis, como si fueran suyos”.

En la revisión que no pudieron hacer en detalle, les llama la atención las contradicciones del encargado del hotel, que dijo en una primera declaración que no se dio cuenta de nada, mientras que en su tercera declaración dijo que escuchó un balazo, mientras que un anónimo habría señalado que se escucharon entre cuatro y cinco balazos.

Por su cuenta, los policías declarantes aseguraron que dieron un rondín y no vieron nada raro, cuando otros declarantes señalan que los plagiarios “estuvieron alrededor de hora y media alegando fuera del hotel sobre lo que habían hecho, entre 15 o 20 personas, por lo que no puede ser que los policías no vieron nada”.

En otra declaración del encargado se dice que Luis Enrique bajó del hotel con una pistola, “algo totalmente falso, porque él es el más pacífico del mundo, y ninguno de los tres había tomado un arma en su vida”, por lo que las mamás creen que esas versiones fueron ya modificadas por encargo, para confundir la verdad de los hechos.

Como se recordará, Ana Belén Sánchez Mayorga, Diego Antonio Maldonado Castañeda y Luis Enrique Castañeda Nava participaron en actividades previas al Festival de Globos de Cantoya, enviados por la empresa KidScience, que a su vez fue contratada por el Consejo Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación. Llegaron el miércoles 18 de julio, por la noche. Se hospedaron en el citado hotel ubicado a unos metros del Monumento a la Guitarra, y trabajaron con niños los días 19, 20 y 21, por las mañanas. El sábado estuvieron en la inauguración del festival, y por la noche habrían acudido a un bar, al parecer dentro del mismo hotel, donde ocurrió el plagio horas más tarde.