miércoles, 20 de febrero de 2013

Ahorros de los mexicanos sólo alcanzan para mitad de su retiro: HSBC

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: ROBERTO GONZÁLEZ AMADOR.

Millones de jubilados tendrán que recortar gastos en sus últimos años, según estudio del grupo bancario.

México, DF. Un mexicano vive un promedio de 17 años después de su jubilación, aunque, en caso de haberlo hecho, el dinero ahorrado para su futuro apenas cubre sus necesidades de nueve años, reveló un estudio del grupo bancario HSBC.

Dos de cada tres mexicanos no se está preparando de manera adecuada para enfrentar la etapa de jubilación, en tanto que uno de cada seis simplemente no hace nada para prever la cobertura de sus necesidades en esa fase de la vida, según el estudio.

En México, de acuerdo con el reporte, las personas están más dispuestas a ahorrar para irse de vacaciones que para disponer de recursos en la etapa de jubilación.

Disponer de fondos que cubren menos de la mitad de la expectativa de vida posterior a la jubilación supone para las personas que pasan a retiro laboral “una caída drástica en su calidad de vida” durante los últimos años de su existencia, apuntó el reporte.

“Millones de jubilados en México se verán forzados a recortar sus gastos en los últimos años de su vida” o estarán obligados a ocuparse en alguna actividad para complementar sus ingresos en el ocaso de su vida, de acuerdo con los expertos que elaboraron el estudio para HSBC.

Los especialistas del grupo bancario consideraron que, en los siguientes años, lo más probable es que la situación que ya se presenta ahora sólo tienda a empeorar, conforme la expectativa de vida continúe en aumento.

“El concepto de jubilación está en constante evolución, y sabemos que el mundo no está preparado para este momento de vida, sólo que ahora sabemos en cuánto no está preparado”, expuso Simon Williams, director de banca patrimonial del grupo HSBC, según un reporte emitido hoy por el consorcio financiero.

“La gente está viviendo más años, pasando tiempos económicos más difíciles, pero las expectativas sobre la calidad de vida en el retiro permanecen sin cambio. Como resultado, millones de personas en todo el mundo están enfrentando años de dificultades luego de que se agotan sus ahorros”, agregó.

El estudio fue elaborado por HSBC a partir de la aplicación de encuestas a 15 mil personas en 15 países, entre ellos México, donde ese grupo financiero es uno de los cinco principales proveedores de servicios bancarios.

La investigación “El futuro del retiro: una nueva realidad” encontró que en promedio las personas esperan quedarse sin dinero para vivir durante su jubilación justo después de pasar la mitad del promedio de años que, se ha encontrado, es la expectativa de vida posterior al retiro laboral.

Prácticamente dos de cada tres mexicanos (61 por ciento) que respondieron al estudio consideró que sus preparativos para el retiro son inadecuados, mientras que uno de cada seis (15 por ciento) respondió que no se está preparando en lo absoluto y poco menos de la mitad (45 por ciento) aseguró que no está haciendo lo suficiente para enfrentar esa etapa de la vida.

A escala global 1 de cada 5 personas (19 por ciento) no está haciendo ningún ahorro. Además, quienes aún están por retirarse citaron las preocupaciones financieras como su mayor temor sobre la vida durante la jubilación; 57 por ciento dijo que temían dificultades económicas, y 46 por ciento están preocupados de no poder solventar una buena provisión para el cuidado de la salud. A pesar de esto, cuando se les pidió elegir, casi la mitad (43 por ciento) de quienes aún no están totalmente retirados desean priorizar ahorrar para ir de vacaciones sobre ahorrar para su retiro.

Los encuestados mexicanos estuvieron más propensos que el promedio a escoger ahorrar para irse de vacaciones (51 por ciento).

En México, únicamente 44 por ciento de las cerca de mil personas que respondieron para el estudio son ahorradores regulares; de aquellos que nunca han ahorrado para su retiro, casi la mitad (46 por ciento) culpan el costo de la vida diaria.

El estudio también mostró lo vulnerables que son los ahorros para el retiro en efectivo cuando se toman para cubrir necesidades de corto plazo, en el que casi un tercio de aquellos que aún están por retirarse (35 por ciento) admitieron que tomarían de su bolsa de retiro para salir delante de problemas financieros.

Simon Williams continuó: “A lo largo de la historia, la gente ha enfrentado la pregunta sobre cómo prepararse para el futuro, y los ahorradores de hoy no son la excepción. Con todo lo desalentador que puedan parecer los retos actuales, la solución es muy sencilla: entre más temprano comiences a planificar, mejor preparado estarás.

“Para algunos pudiera significar empezar a ahorrar más, mientras que otros elegirán trabajar por un mayor periodo. La clave para todos, independientemente de edad o ingresos, es elaborar un plan para ayudarles a obtener el retiro que esperan”, abundó.