martes, 29 de enero de 2013

Transportistas anuncian 'Toma' del Zócalo el 6 de febrero;exigirán incremento a tarifa

Fuente: La Jornada
Por:Laura Gómez Flores

Nicolás Vázquez Figueroa, vocero de la organización Transportistas Unidos del Distrito Federal (TUDF), estimó que cerca de cinco mil personas participarán en esta asamblea informativa, pues “no existe fundamento legal o económico para negárnoslo”.


México, DF. Transportistas anunciaron que el próximo 6 de febrero tomarán el Zócalo para exigir un incremento a la tarifa de dos pesos en sus diversas modalidades, ante la negativa de las autoridades capitalinas a atender su demanda y permitir la sustitución de unidades.
Nicolás Vázquez Figueroa, vocero de la organización Transportistas Unidos del Distrito Federal (TUDF), estimó que cerca de cinco mil personas participarán en esta asamblea informativa, pues “no existe fundamento legal o económico para negárnoslo”.
El servicio se prestará normalmente, pues no se utilizarán unidades, ni afectará el tránsito en los alrededores del Zócalo, pero “no está descartado usarlas en caso de no obtener una respuesta positiva de la actual administración”, advirtió.
En conferencia de prensa aseguró que la negativa es de carácter político para “llevarnos al exterminio y permitir el ingreso de empresas como ADO, basado en el mal estado en que tenemos las unidades, imposibles de cambiar por falta de recursos económicos”.
Hace 10 años, se otorgó el último aumento a la tarifa de 50 centavos, insuficientes para cubrir el incremento de la inflación, los insumos y combustible en más de 895 por ciento, obligándonos a subsidiar el 80 por ciento del costo de cada pasaje”, destacó.
El costo real del servicio es de 7 pesos, pero se cobra 3.50 o 4.50 en microbuses y autobuses, respectivamente; mientras el gobierno subsidia con 7.56 pesos al servicio ordinario de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) y con 8.12 el denominado Atenea.
De esta manera, dijo, se demuestra “lo oneroso de ese servicio para el gobierno, cuando nosotros podríamos prestarlo de manera adecuada y con un costo menor, si nos dieran los dos pesos de aumento que pedimos”.
Las autoridades capitalinas sin embargo se niegan a atender nuestra demanda, cuando el sector se encuentra descapitalizado para mejorar la prestación del servicio, mediante la sustitución de unidades y capacitación de operadores, afirmó.
Por ello, los prestadores del servicio se han visto en la necesidad de trabajar 14 horas al día para hacer rentable esta actividad, aunque “los concesionarios que se incorporaron a las empresas de transporte tampoco tienen asegurados su ingreso mensual fijo y algunos presentan problemas para pagar las letras de sus nuevas unidades”.
Hoy, puntualizó, la mayoría de los corredores viales se encuentran en números rojos y un alza de 50 centavos no resarciría los costos derivados de la operación y menos detonaría un programa de cambio de unidades, por lo cual “exigimos dos pesos de aumento y una verdadera regulación del transporte que nos dé certeza jurídica”.