jueves, 31 de enero de 2013

HRW: abusos de militares sin castigo exacerban la violencia en México

FUENTE: LA JORNADA (Dpa Y Afp)

Critica que violaciones a derechos humanos del elementos del Ejército sean juzgadas en el fuero militar.

Washington. La falta de una investigación adecuada de los “numerosos abusos” por parte de las fuerzas de seguridad de México en el marco de la lucha contra el crimen organizado ha “exacerbado” el clima de violencia e “impunidad” en el país, denunció hoy Human Rights Watch (HRW) en su informe mundial.

“En el marco de la lucha contra poderosos grupos del crimen organizado, las fuerzas de seguridad mexicanas han cometido numerosas violaciones de derechos humanos, incluidas ejecuciones, desapariciones y torturas”, constata la organización de derechos humanos, cuyo director para las Américas, José Miguel Vivanco, desglosará este jueves en Washington las principales inquietudes de HRW en la región.

El hecho de que “casi ninguno” de estos abusos sea investigado de forma adecuada hace que se haya “exacerbado el clima de violencia e impunidad que prevalece en muchas regiones del país”. De las casi 5 mil investigaciones iniciadas por la Procuraduría General de Justicia Militar entre 2007 y abril de 2012, sólo 38 militares fueron condenados por violaciones de los derechos humanos, subraya el informe.
Una vez más, HRW criticó en este sentido con dureza que los abusos presuntamente cometidos por militares sean en su mayoría juzgados en el fuero militar, que según la organización “carece de independencia e imparcialidad”.

Asimismo, en el capítulo dedicado a México manifiesta su preocupación por la persistencia de las “amenazas y agresiones de organizaciones delictivas y miembros de las fuerzas de seguridad” contra defensores de los derechos humanos y periodistas, a quienes el gobierno “no ha brindado protección adecuada ni ha investigado los delitos de los cuales han sido víctimas”.

Al respecto, destaca la falta de implementación o concreción de las leyes diseñadas para proteger a estos sectores.

En el caso de la prensa, estas carencias están propiciando un clima de “impunidad y autocensura”. “Las autoridades no han conseguido investigar ni juzgar adecuadamente delitos contra miembros de la prensa”, subraya HRW.

El informe reprodujo cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, que entre 2007 y 2012 recibió 7 mil 350 denuncias de abusos militares.

El presidente Enrique Peña Nieto, que asumió en diciembre, prometió enfocarse en disminuir la violencia derivada de la lucha entre bandas del crimen organizado y operativos para combatirlas, que dejó 70 mil muertos durante la administración de Felipe Calderón (2006-2012).

Denuncia represión en Cuba

En cuanto a Cuba, “sigue siendo el único país de América Latina donde se reprimen casi todas las formas de disenso político”, indicó el reporte, que acusó al gobierno de Raúl Castro de recurrir a “detenciones arbitrarias por períodos breves, golpizas, actos de repudio, restricciones de viaje y exilio forzado”.

La Habana liberó en 2010 y 2011 a decenas de presos políticos enviándolos al exilio, pero no puso fin a los juicios a puerta cerrada ni las detenciones sin cargos a disidentes, lamentó.

La organización tomó nota de la nueva ley migratoria que entró en vigencia este mes que permite a los cubanos viajar al exterior sin autorización, pero sus “disposiciones vagas y amplias” podrían utilizarse “para continuar denegando el derecho a viajar a personas críticas”.

De Venezuela, blanco frecuente de los informes de HRW, la organización afirmó que bajo el gobierno de Chávez “la acumulación de poder en el ejecutivo y el deterioro de las garantías de derechos humanos han permitido que el gobierno intimide, censure y enjuicie” a sus críticos.

Chávez “y sus partidarios han abusado de su poder en una gran variedad de casos que han afectado al poder judicial, los medios de comunicación y defensores de derechos humanos”, afirmó.

Un punto de especial preocupación es la violencia en las cárceles venezolanas, que son de “las más violentas de América Latina”, dijo el reporte, divulgado a poco de un motín en la cárcel de Uribana que el viernes pasado dejó 58 muertos.

Los gobiernos de Cuba y de Venezuela descalifican rutinariamente los informes de la organización estadunidense.

En Ecuador, el gobierno de Rafael Correa “ha socavado la libertad de prensa” con persecuciones judiciales contra periodistas y dueños de medios, mientras la independencia judicial se ha visto comprometida por “la injerencia” del Ejecutivo en la designación y destitución de jueces.

En Bolivia, a su vez, el gobierno de Evo Morales usó el año pasado una ley contra expresiones racistas para “perseguir penalmente a medios privados y periodistas”.

Los avances “significativos” en los juicios contra militares argentinos que cometieron abusos durante los regímenes militares y las medidas tomadas por Brasil para abordar los crímenes durante la dictadura fueron saludadas como progresos de la región por HRW.

Asimismo, la organización se congratuló por las negociaciones de paz iniciadas el año pasado por el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC como “la primera oportunidad” para acabar con medio siglo de conflicto armado.