martes, 29 de enero de 2013

Excluye programa federal contra el hambre los municipios más pobres de Nuevo León

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: DAVID CARRIZALES.

Monterrey NL, 27 de enero. La Cruzada Nacional contra el Hambre que el gobierno federal puso en marcha el 21 de enero no incluirá los municipios rurales de Nuevo León, que presentan los mayores índices de marginación; en cambio, se enfocará en su primera fase en combatir la pobreza extrema en la capital del estado.

Juana Aurora Cavazos, secretaria estatal de Desarrollo Social, dijo que en Monterrey hay 20 mil 800 personas en pobreza extrema que padecen carencias alimentarias severas y serán atendidas con el nuevo programa federal, dirigido a 7.4 millones de mexicanos en 400 municipios del país, entre ellos la capital del estado.

Cavazos expuso que en las reglas de operación de la Cruzada Nacional contra el Hambre se decidió no sólo actuar en municipios pequeños de alta marginación, sino también donde hay importantes cinturones urbanos de miseria, sin dejar de atender con otros programas a la población rural.

Datos oficiales señalan que de 2008 a 2010 la proporción de habitantes del estado con carencia de alimentos aumentó de 10.8 a 15.7 por ciento (de 482 mil 986 a 731 mil 409 personas).

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la población pobre del país sumaba a 52.1 millones de personas en 2010, 46.3 por ciento de la población total, y en pobreza extrema había 12.8 millones de personas, 11.4 por ciento de los nuevoleoneses.

Mientras, 21.2 por ciento de los habitantes de Nuevo León eran pobres; es decir, 986 mil 54 personas de un total de cuatro millones 663 mil padecieron al menos una carencia en educación, servicios de salud, seguridad social, vivienda, servicios básicos y alimentación, debido a que no tuvieron un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades.

Asimismo, 1.9 por ciento de la población de la entidad padecía pobreza extrema, es decir, 88 mil 860 personas tuvieron tres o más carencias y no contaron con ingreso suficiente para adquirir la canasta alimentaria.

Los municipios con más pobres son Monterrey, con 244 mil 764 personas (21 por ciento de la población); Guadalupe, 109 mil 278 personas (13.2 por ciento); Apodaca, 98 mil 941 personas (18); Escobedo, 85 mil 406 (24.2), y Santa Catarina, 66 mil 323 (25.4 por ciento).

Los municipios con mayor número de personas en pobreza extrema fueron Monterrey, con 20 mil 804 personas (1.8 por ciento de la población estatal); Escobedo, 7 mil 811 personas (2.2); Guadalupe, 7 mil 91 (0.9); García, 6 mil 591 (5.4), y Apodaca, 6 mil 201 personas (1.1 por ciento).

Los municipios con mayor porcentaje de población en pobreza eran Mier y Noriega (86.6), Aramberri (69.2), Doctor Arroyo (68.7), Zaragoza (68.4) y Galeana (61.4), que en conjunto representan 4.5 por ciento del total. En pobreza extrema destacan Doctor Arroyo, con 22.5 por ciento de la población, Aramberri (20.6), Mier y Noriega (20.4), Zaragoza (16.5) y Galeana (11.6), que suman 12.5 por ciento del total de la población en pobreza extrema de Nuevo León.

Los datos del Coneval, dados a conocer en 2012, dejan mal parado a San Pedro Garza García, el municipio más rico de México, ya que 15.2 por ciento de sus habitantes padecen pobreza. Ciudad Guadalupe (13.2 por ciento), San Nicolás de los Garza (12.8), Apodaca (18) y Santiago (19.5) son las cinco localidades con menor porcentaje de pobres.

San Pedro es el municipio más rico de América Latina. El jardinero Gabriel Delgado, residente del barrio Tampiquito, uno de los sectores populares de San Pedro, dice que numerosas familias de bajos ingresos han emigrado porque inversionistas inmobiliarios las presionan para que vendan sus viviendas, a fin de construir departamentos para clase media alta.

Sin servicios y entre animales

Unas 100 familias se asentaron de manera irregular en terrenos ejidales del municipio de El Carmen, al norte de la zona metropolitana, donde carecen de agua potable, energía eléctrica y drenaje. Desde las calles Espinosa Cruz y Rayón, en el centro de Monterrey, el autobús de la ruta 13 tarda dos horas y media en llegar a su terminal, en la colonia Alianza Real, en Escobedo, después de innumerables paradas a lo largo de 30 kilómetros.

El camión es uno de los pocos medios para arribar a un predio que se localiza junto a la colonia Agropecuaria Emiliano Zapata, ya en El Carmen. Después de la última parada es necesario caminar unos 300 metros entre piedras y vegetación para ver las primeras casas de madera y lámina.

Érika Cárdenas, de no más de 25 años de edad y madre de tres hijos, vive desde hace año y medio en pleno monte, donde hay coyotes, víboras, conejos y jabalíes. Cocina con leña, se alumbra con velas, lava a mano, construyó una letrina, se baña de botecito, como en el rancho, y para sus labores domésticas utiliza agua que les lleva cada semana una pipa de Fomento Metropolitano de Monterrey a cambio de 30 pesos.

Hace días hubo una semana de pertinaz llovizna y temperaturas cercanas a cero grados. Preferíamos quitarnos el suéter para tapar los agujeros, dice sonriente.

No obstante las incomodidades, se dice conforme, pues la escuela queda como a 400 metros. Su marido laboraen la obra por el rumbo de La Estanzuela, al sur de Monterrey.

Son sacrificios que hacemos por hacer un patrimonio. Queremos pagar lo que corresponda, dice Rosa María Salazar, quien cocina a la intemperie para no llenar de humo su tejabán. Sólo si llueve emplea una parrilla de gas.