martes, 29 de enero de 2013

Demanda PRD remoción en órgano fiscalizador del IFE

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: ALONSO URRUTIA.

El instituto actuó con criterios irregulares y diferenciados entre el priísta y Andrés Manuel López Obrador en materia de gastos de campaña, consideró la dirigencia perredista tras reunirse con los nueve consejeros electorales.

La dirigencia nacional del PRD se reunió con los nueve consejeros del Instituto Federal Electoral para externar su “indignación” en contra del proceso de fiscalización que ha seguido el Instituto tanto para desahogar el caso Monex como para la revisión del tope de campaña. Denunciaron que el IFE actúa con saña al pretender sancionar a Andrés Manuel López Obrador como el único candidato que presuntamente violó el tope de gastos de campaña.

Sin embargo, en rueda de prensa realizada al término del encuentro, el representante del PRD ante el IFE, Camerino Márquez dio a conocer que el gasto de la campaña fue de 233 millones de pesos, aunque más adelante, el secretario de Finanzas, Javier Garza mencionó que en la campaña presidencial se erogaron 286 millones de pesos.

En la conferencia, los perredistas demandaron la remoción del responsable de la Unidad de Fiscalización, Alfredo Cristalinas, a quien acusaron de ser parcial a favor de limpiar los gastos del candidato priísta Enrique Peña Nieto y mantener criterios diferenciados en el caso de la campaña de López Obrador. Si en un caso se admitió el prorrateo de gastos favorable a Peña Nieto, en el otro no fue admitido y se cargaron los gastos a López Obrador.
A fin de apuntalar sus cuestionamientos respecto del comportamiento de Cristalinas, el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, citó dos casos inadmisibles. De los 50 millones de pesos que el IFE avaló para computarse en las campañas federales derivados de la triangulación financiera –“propia dellavado de dinero”- que hizo el PRI, únicamente 4 millones de pesos fueron cargados a la campaña de Peña Nieto.

Otro criterio irregular aplicado por la Unidad de Fiscalización es que dio por válido el costo de 500 mil pesos que el PRI reportó como gasto en el cierre de campaña en el Estadio Azteca, de los cuales, esa misma Unidad, dijo Zambrano, avaló que solamente 20 mil pesos fueron cargados a la cuenta de Peña Nieto.

Los perredistas sostuvieron que aguardaran a que esas inconsistencias sean corregidas durante la sesión de mañana del Consejo General, pero dejaron entrever que las decisiones de los consejeros electorales suponen responsabilidad de los consejeros sujetos eventualmente a juicio político.