domingo, 27 de enero de 2013

Ahora delincuencia impone toque de queda en Guerrero

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: EZEQUIEL FLORES CONTRERAS.
 
CHILPANCINGO, Gro: Habitantes de la cabecera municipal de Tixtla de Guerrero denunciaron que presuntos delincuentes impusieron un toque de queda que contempla el cierre de establecimientos comerciales.

La medida es implementada desde el viernes 25, a partir de las 22:00 horas y se enfoca en el corredor gastronómico ubicado en la periferia del poblado, sobre la carretera federal que conecta a la región Centro con la Montaña, explicaron los habitantes que pidieron el anonimato.

Al respecto, señalaron que un grupo de sujetos armados que se desplazan a bordo de una camioneta negra tipo Suburban están recorriendo esta importante área de actividad económica y ordenan el cierre de negocios y que ninguna persona circule por la zona.

“Están advirtiendo que van a agredir a quien no acate el toque de queda”, aseguró uno de los ciudadanos tixtlecos entrevistados este sábado.

También reprocharon la actitud de las autoridades locales que, afirmaron, no están haciendo nada para proteger a la ciudadanía.


El toque de queda impuesto por la delincuencia en la cabecera municipal de Tixtla, está relacionado con el movimiento de autodefensa armada que implementaron indígenas nahuas de las comunidades de Atliaca y Acatempa desde el lunes 21, indicaron.

Esto debido a que en el poblado de Tixtla se asienta una célula del crimen organizado que opera impunemente y realiza secuestros y extorsiones en esta zona de la región Centro, ubicada a 15 minutos en auto de la capital guerrerense, señalaron los afectados.

Los entrevistados afirmaron que este grupo delincuencial prácticamente fue expulsado de las comunidades indígenas de Atliaca y Acatempa, donde los pobladores, hartos de la ola de secuestros y extorsiones, decidieron armarse para enfrentar directamente a los criminales.

Por ello hicieron un llamado a las autoridades gubernamentales para que restablezcan la seguridad en Tixtla y no intervengan a destiempo ante el hartazgo ciudadano por la impunidad y violencia que persiste en la entidad.