viernes, 28 de diciembre de 2012

Nivel de indigencia en México, por encima de Panamá, Venezuela y Colombia: Cepal

FUENTE: PROCESO.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) informó que de 2002 a 2010 el índice de indigencia en México aumentó en casi un punto porcentual al pasar de 12.6 a 13.3%, lo que colocó al país en la posición número 10, por debajo de Panamá, Venezuela, Colombia y Perú.
De acuerdo con el informe “Panorama Social de América Latina 2012″, hace 10 años el índice de indigencia de la Cepal colocaba a México en el lugar cuatro de 18, sólo por debajo de Uruguay, Chile y Costa Rica, pero en 2010 bajó hasta la décima posición.
En contraste, añadió, 17 países evaluados reportaron una baja en la indigencia en el período que abarca del 2002 al 2010.

De acuerdo con la Cepal, la pobreza de América Latina en 2011 se situó en 29.4%, lo que incluye a 11.5% de personas en condiciones de pobreza extrema o indigencia. Esto, añadió, representa una caída de 1.6% en la pobreza y de 0.6% en la indigencia respecto de 2010.
El informe del organismo que encabeza la mexicana Alicia Bárcena, refiere también que la mayoría de las personas que viven en pobreza son niños, y agrega que la estructura por edades también revela diferencias claras entre pobres y no pobres.
Puntualiza que el porcentaje de indigentes menores de edad (hasta 17 años) es de 51% y el de menores pobres no indigentes de 45%, es decir, prácticamente la mitad de los pobres son niños.
La proporción de menores entre la población vulnerable es menor (38%), así como entre la no vulnerable (23%), pero sucede lo contrario con las personas de 50 años y más, cuya proporción entre la población pobre se sitúa en torno del 12% y aumenta hasta 27% entre la población no vulnerable, según la Cepal.
Por separado, Amnistía Internacional (AI) consideró que la pobreza es una de las mayores crisis de derechos humanos que sufre México, toda vez que millones de personas viven en esa situación como consecuencia de la violación de derechos como el agua, la alimentación, la educación, la vivienda o el acceso a servicios de salud adecuados.
“Tras las alarmantes cifras de pobreza en México se encuentra la difícil situación de personas a las que el Estado ha fallado. La falta de acciones adecuadas condena a millones de familias mexicanas a vivir en medio de una crisis que podría ser evitada” afirmó Daniel Zapico, representante de AI en el país.
Añadió:
“México hoy enfrenta varias crisis de derechos humanos, pero la pobreza es la más extendida por el número de personas que se ven directamente afectadas”.
Zapico hizo un llamado a las autoridades federales a tomar medidas concretas para garantizar que las políticas de combate contra la pobreza del nuevo gobierno incluyan de forma efectiva un enfoque de derechos humanos, asumiendo así la obligación de las autoridades de garantizarlos y rendir cuentas por su violación.
También instó al gobierno federal a firmar el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que establece un mecanismo internacional que permite a las personas cuyos derechos no son respetados y cuyas demandas no son atendidas, denunciar esos abusos.